Site Overlay

Especialistas recomiendan chequeos de seguimiento post COVID-19

Se estima que al menos el 10% de las personas que tuvieron coronavirus tendrán síntomas persistentes. Es necesario concientizar a la población sobre la importancia de realizar un completo chequeo médico luego de transitar la enfermedad y para retomar las actividades habituales así como también la actividad física.

A esta altura, ya puede asegurarse que se trata de una enfermedad multi sistémica. Si bien su afección más frecuente y severa es la pulmonar, es bien reconocido el compromiso extra-pulmonar, con manifestaciones neurológicas, cardíacas, renales, hepáticas, endócrinas, gastrointestinales y trombóticas.

Manifestaciones clínicas que pueden mantenerse más allá del período agudo infeccioso, en lo que se conoce como el “síndrome clínico post-covid”. Se refiere a síntomas que perduran en el tiempo, derivados por el compromiso directo causado por la infección y/o como consecuencias de la internación prolongada. Se describen tos, disnea (falta de aire), fatiga o astenia (cansancio), dolores articulares, debilidad y dolor muscular, pérdida de peso, manifestaciones neurológicas (cefalea, pérdida del gusto u olfato, entre otros). También se puede tener problemas de memoria, dificultad de concentración, angustia y depresión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que 1 de cada 10 personas afectadas por el virus SARS-COV-2, siguen presentando síntomas hasta 3 meses después de haber sido diagnosticadas. Existen más de 200 síntomas que podrían continuar luego de haber sido diagnosticado el paciente de coronavirus.

La Clínica Mayo en Rochester, en los Estados Unidos, publicó un trabajo sobre los primeros 100 pacientes de su programa de rehabilitación, en el que señaló que la fatiga era el síntoma más frecuente en los pacientes que acudieron a la evaluación del síndrome post-COVID-19. El 59% tenía dificultades respiratorias y un porcentaje similar tenía problemas neurológicos, como “neblina mental”. Más de un tercio de los pacientes declararon tener dificultades para realizar las actividades básicas de la vida diaria, y sólo 1 de cada 3 pacientes había vuelto a la actividad laboral sin restricciones.

También se ha encontrado que los pacientes que no necesitaron internación por la fase aguda del COVID-19 puede tener algunos síntomas durante los meses posteriores al alta médica. Cuatro meses después de la infección por SARS-CoV-2, la dificultad respiratoria, la alteración del olfato y la fatiga también se registraron en pacientes que no habían estado hospitalizados, según un estudio publicado en la revista The Lancet Regional Health Europe que fue realizado en Alemania.

Una revisión de 45 estudios, realizada por investigadores de la Universidad de Stanford (EEUU), publicada en la revista especializada JAMA, incluyó a 9751 participantes con COVID-19 y encontró que tres cuartas partes (73%) de los pacientes con COVID-19 de moderado a grave tenían al menos un síntoma a largo plazo.

Silvina Brienza médica clínica del Hospital Italiano, señaló que la calidad de vida en los pacientes que se recuperan de la enfermedad se encuentra comprometida y es fundamental, controlar la aparición de síntomas luego de haber tenido COVID-19 y continuar con el seguimiento y posible tratamiento, indicado por el profesional de la salud.

Fuente: Infobae, JAMA, The Lancet Regional Health Europe

Compartí esta noticia!